¿Qué Ver?

Desde los albores de su historia, la ciudad de Eivissa ha sido punto de encuentro y de intercambio de culturas: púnicos, fenicios, romanos, vándalos, bizantinos, visigodos, musulmanes y catalanes se han ido sucediendo en la ocupación de Eivissa. Esta riqueza cultural se traduce en una forma de hacer y en un paisaje.

En los últimos 40 años, las necesidades de un turismo a veces masificado se tradujeron en una mayor ocupación del territorio. El turismo convirtió una isla pobre, donde mucha gente tenía que emigrar, en una fuente de riqueza. La sociedad evolucionó de forma rápida hacia la modernidad, pero la isla ha logrado conservar una enorme colección de de lugares únicos que, junto al talante de sus habitantes, componen un territorio insólito y especial dentro del Mediterráneo.

La ciudad de Eivissa o Vila concentra gran cantidad de servicios y actividades. Su evolución ha convivido con los barrios tradicionales e históricos, como l’Eixample, la Marina o Dalt Vila, conservada íntegramente de forma excepcional y declarada Patrimonio de la Humanidad.

Fortificación marítima estratégica en el Mediterráneo desde tiempos históricos, en los años 30 del siglo XX los primeros visitantes se encontraron una isla singular y se empezó a extender el mito internacional de Eivissa.

Hoy, Ibiza Patrimonio Mundial representa una ciudad multicultural y con una gran tradición en turismo. Ofrece paisajes, cultura, arte y patrimonio, naturaleza, ocio, deporte, gastronomía, comercio… ¡Bienvenidos a Eivissa!

El Teatro Pereira fue inaugurado en 1899
Visitas culturales
eivissa_patrimonio_destacada
Eivissa Patrimonio Mundial