Gastronomía

La evolución de una gastronomía de campesinos y pescadores

Una de las mayores sorpresas que depara Ibiza a aquellos que no la conocen es su gastronomía y la amplia cantidad de productos e ingredientes que genera esta tierra. A la ciudad, además, ha llegado siempre la mejor materia prima que se cultiva, cría o capturaba en todo el territorio insular.

Antiguamente, los campesinos de Ibiza eran prácticamente autosuficientes y cultivaban todo tipo de verduras, hortalizas, legumbres y frutas, para disponer de alimentos frescos a lo largo de todo el año. Criaban ovejas, cabras, gallinas, conejos, aves y cerdos. Con estos últimos elaboraban los embutidos tradicionales, la sobrasada y la butifarra, y preparaban conservas, quesos…

Los bosques, al mismo tiempo, permitían recolectar todo espárragos frescos, níscalos y todo tipo de hierbas, y el mar ofrecía auténticas exquisiteces: meros, sargos, sirvias, cabrachos, dentones, gallos de San Pedro, pargos, langostas, gambas, cangrejos, calamares, pulpos…

Toda esta materia prima, que sigue produciéndose en abundancia en la isla, ha generado una herencia gastronómica excepcional, que puede disfrutarse en multitud de restaurantes y tabernas de la ciudad. Uno de los platos más emblemáticos es el bullit de peix con arroz a banda, un guiso de pescado hervido y condimentado con all i oli, que se acompaña de un arroz seco de segundo plato. También se elaboran todo tipo de arroces, calderetas de marisco, pescados al horno y deliciosas tapas de calamares y pulpo.

En cuanto a las carnes, el plato más tradicional es el sofrit pagès, guiso de varios tipos de carne con patatas, embutidos y verduras. El pan de la isla, asimismo, es de gran calidad y cuando se hornea se aprovecha para elaborar crostes, unas barras recocidas que luego se ablandan con agua y se comen en ensalada, con tomate, cebolla y pescado seco. La repostería es también muy original y destaca el flaó, una tarta de queso fresco con hierbabuena, y la greixonera, que se elabora con ensaimada del día anterior. Como remate, el tradicional licor de hierbas ibicencas.

La evolución de la Ibiza turística ha generado además una oferta gastronómica multicultural, sorprendente para una ciudad a la medida del peatón. Hay restaurantes de cocina de autor, bares de pinchos, orientales, mexicanos y un largo etcétera. La oferta se complementa con una amplia variedad de pastelerías, tiendas gourmet, mercados y colmados de toda la vida. Sólo por el comer, ya merece la pena viajar a Ibiza.

Ver el listado de restaurantes

Guía de Restaurantes Amigos de la infancia

Programa Vive la Posidonia

También te puede interesar

calles-puerto-ibiza-2-mb
Compras
Ibiza es el lugar ideal para ir de compras, por la variedad y originalidad de la oferta. Un gran escaparate de tendencias, que combina tradición […] LEER MÁS
dsc_8346
¿Qué Ver?
Desde los albores de su historia, la ciudad de Eivissa ha sido punto de encuentro y de intercambio de culturas: púnicos, fenicios, romanos, vándalos, bizantinos, […] LEER MÁS
dsc00686
¿Qué hacer?
En Eivissa hay tantas posibilidades de ocio como personas, tanto en verano como a lo largo de todo el año. El municipio ofrece planes y […] LEER MÁS