Museo-Necrópolis de Puig des Molins

La necrópolis mejor conservada del Mediterráneo, hogar de la diosa Tanit

Es la necrópolis más extensa y mejor conservada de todo el mundo. Situada en el Puig des Molins, fue el cementerio de la ciudad de Ibiza durante toda la antigüedad.

Se ubica a unos 500 metros a poniente del Puig de Vila, en el mismo lugar en el que está emplazada la ciudad desde su fundación por fenicios a finales del siglo VII a.C. Como es habitual, en las ciudades fenicias el espacio de los vivos y el de los muertos estaban próximos, aunque separados por un accidente geográfico. Su nombre deriva de los molinos de viento que dominaron su cima desde al menos el siglo XV, actualmente en desuso, y de los que hoy sólo quedan algunos de ellos. En uno de estos molinos vivieron durante unos días el poeta Rafael Alberti y su mujer Mª Teresa León durante su estancia en la isla, en julio de 1936, justo cuando estalló la Guerra Civil Española.

El cementerio inicial, establecido a fines del siglo VII a.C. por los fenicios, ocupaba una zona concreta en la parte baja de la ladera y experimentó un enorme crecimiento debido al desarrollo de la ciudad en épocas púnica y romana.

Posteriormente los terrenos fueron utilizados para uso agrícola, la ladera fue dividida en bancales donde se plantaron olivos, almendros, algarrobos e higueras, juntamente con los molinos de viento.

Actualmente, la ladera forma parte del Museo Arqueológico de Eivissa y Formentera. El monte está cubierto por una capa espesa de vegetación arbustiva y se calcula que sólo contando las tumbas de época púnica, los hipogeos, hay unas 3.000. De todo el laberinto de sepulcros, sólo 340 son visibles desde el exterior. La mayor parte pertenecen a la época púnica y están excavados en la roca, aunque únicamente se visitan los denominados hipogeos de la mula, que fueron hallados de manera fortuita en el año 1946.